CLASIFICACIÓN EN LA LIGA ENDESA 2016/17

                 

España no falta a su cita con las semifinales del Eurobasket (67-47)

La Selección Femenina superó por 67 a 47 a Letonia y se clasificó por tercera edición consecutiva para las semifinales del Eurobasket.

Tan clave en la victoria fue el partido total de Marta Xargay y la anotación de Alba Torrens(estelar con 20 puntos y nueve rebotes) en la primera parte, como el temple que mostraron Sancho Lyttle y Laia Palau ante la reacción letona de la segunda parte.

No fue un fácil inicio y la incómoda defensa de ajustes, con Kristine Vitola (la mejor de su equipo con 15 puntos) en punta y siguiendo cortes, molestó la puesta en marcha del equipo español. Mediado el primer cuarto se perdía y Lucas Mondelo tuvo que pedir un tiempo muerto para hacer ver cómo resolver el acertijo defensivo.

La respuesta fue perfecta y entre Alba Torrens y Marta Xargay lideraron un parcial de 15-0 con el que el equipo se escapó en el marcador y recuperó sensaciones para seguir apretando. Si Alba corría en ataque para colarse por las rendijas letonas, Xargay estuvo fantástica desde el triple ademáś de una impagable labor para desactivar a Anete Steinberga en una lucha tan hermosa como dura Lanzado, el conjunto llegó incluso a estar con un claro 35 a 15 impensable al inicio. 

Con los minutos, España se paró en su anotación, pero no en defensa donde siguió generando errores en el rival que se quedó en 10 en este segundo cuarto y 22 en la primera parte. El enfado con falta incluida de Steinberga al borde del descanso fue la materialización gráfica del sentimiento de desesperación sufrido por la estrella letona. Las españolas, al contrario, leyeron el encuentro y entendieron que fue el momento de sumar, aunque fuera de uno a uno y desde la personal.

Lo malo, es que ese atasco tuvo continuidad en el tercer cuarto y, cuando Letonia encadenó cuatro triples seguidos, vio como su ventaja se redujo a 10 puntos. Era evidente que en unos cuartos de Eurobasket nada podía ser fácil y en este momento de tensión España se agarró a los veteranos puntos de Sancho Lyttle y, sobre todo, de Laia Palau.

No estaba siendo su partido en lo que ha sido su última ciudad, pero eso poco importó porque, como buena capitana, en el momento de duda dio un paso al frente y recordó que ella está para grandes citas. Siete puntos seguidos devolvieron una ventaja tranquilizadora (53-36) al equipo. Aún hubo tiempo para otro susto a cuatro del final, pero Letonia tenía las balas contadas y con el desgaste de verse siempre por detrás, bastó muy poco más para terminar de tumbarla.

 

Torrens y Xargay disipan las dudas

España salió al partido sabedora de la ausencia de la base letona Elina Babkina. Uno de los puntales del equipo en anotación y única base pura de Letonia, su baja condicionó el partido ya desde su inicio.

El punto fuerte de España es la presión, sobre todo de las exteriores, por lo que el descanso entre partidos y su posible efecto pronto se vio que no iba a pasar factura en ese sentido y España presionó la subida del balón para forzar que fueran pívots quienes cruzaran el campo. Además, sobre la destacada Anete Steinberga colocó a una especialista defensiva como Marta Xargay, quien inauguró el partido con un triple.

En cualquier caso, el partido no empezó fluido para un conjunto español que tenía problemas para superar los ajustes de la defensa zonal y perdía o lanzaba en malas posiciones sin poder encontrar a Sancho Lyttle en la pintura. Letonia, al contrario acertó con los triples de Vitola y Steinberga por lo que Lucas Mondelo tuvo que pedir un tiempo muerto para hacer balance y releer la defensa del adversario (5-8).

Pero más que palabras, lo que cambió en España tras el tiempo muerto fue el acierto, en especial el de Alba Torrens. Ese elemento que desbarajusta la mejor de las defensas, apareció para anotar nueve puntos casi seguidos y lanzar al equipo. Ella y Marta desenmarañaron a Letonia con un parcial 15-0. Del resultante 20-8 mucha responsabilidad recaía sobre una Xargay excelente en el triple (3/3 en la primera parte), pero, sobre todo, brillando a la hora de secar a Steinberga (siete puntos pero 2/9) en los dos primeros cuartos.

España se sentía cómoda en la pista y redoblaba su presión a toda la pista. Como dijo Mondelo el día de antes quería que Letonia sacara la bandera blanca de rendición. No lo hizo pero jugar sin base le hizo precipitarse en ataque. 

El enjambre había sido agitado y las avispas, que se vistieron de blanco, comenzaron a revolotear por todas las partes del campo. Pequeñas y molestas picaron hasta alcanzar una alcanzar la barrera de los 20 puntos (35-15) a mitad del segundo cuarto.

Cierto es que el ataque ya no sumó con tanta fluidez, pero eso no dejó de ser un efecto del despliegue físico de las españolas en defensa. Tan importante fue anotar para irse en el marcador como que no anotara Letonia para irse al descanso

No hay victoria sin susto

Más de tres minutos sin anotar en el arranque de tercer cuarto constató los problemas letones para sumar en ataque y permitió a España volver a visitar la zona de los 20 puntos. Todo parecía bajo control pero cuatro triples seguidos de Letonia le despertó y puso el 44 a 34 en un encuentro que, por momentos, recuperó emoción.

Como ya sucedió en la primera parte, la defensa letonia desconectó al ataque español, quizá ayudo a eso un bajón, pero cuanto menos esta vez apareció Lyttle para, con un par de canastas, mantener una distancia de seguridad ante el creciente acoso anímico que sufrió del oponente.

Un problema colateral de lo que ocurría en pista fue la tercera falta personal de Xargay (acabó con 16 puntos), provocando que España jugara varios minutos con tres pívots… una rareza en la historia reciente del equipo que le vino tan bien como las dos canastas con las que Laia Palau cerró el cuarto y enfrió el calentón vivido (50-36). 

Más agua fría sirvió Palau con su triple para abrir el último acto. De oír las pisadas de quien viene por detrás, España pasó a verse otra vez en los 20 con un parcial 9-0 protagonizado por su gran capitana. Con ocho minutos por jugarse, la orilla de la semifinal se vio muy cerca, pero antes hubo tiempo para que Letonia volviese a calentar el final del partido.

La mitad de esos minutos, cuatro, se los pasó España sin anotar y eso hizo que Letonia nuevamente creyera que el 55 a 43 podía crecer. Craso error porque un dos más uno de Lyttle a tres y medio para el final sí que era un golpe demasiado profundo para levantarse.

Compartir en Facebook

Información adicional